Heidegger, asombro

29 Feb

“Con todo, los mismos griegos tuvieron que salvar y proteger el carácter de asombroso de lo más asombroso contra la agresión de la comprensión sofística, que tenía en seguida una explicación comprensible para todo y para todos, y la lanzaba al mercado. La salvación de lo más asombroso -ente en el Ser-, tuvo lugar porque algunos se pusieron de camino en su dirección […] En el asombro nos contenemos. En cierto modo, retrocedemos ante el ente, ante el hecho de que es, y de que es así y no de otra manera. Pero, el asombro tampoco se agota en ese retroceder ante el Ser del ente, sino que, al retroceder y contenerse, es al tiempo arrebatado hacia y, en cierto modo, encadenado por aquello ante lo cual retrocede. El asombro es así la dis-posición en la que y para la que, se abre al ser del ente. El asombro es el temple de ánimo en el que le fue dado a las filosofías griegas el corresponder al Ser del ente”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: