Cichello, otros muros

16 Ago


Paradojas

“Todos mis medios son racionales,
sólo mis fines y mis propósitos son insensatos”
Herman Melville, Moby Dick

1) Un precedente de la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos de Norteamérica establece que en ese país no puede ser ejecutado ningún enfermo mental. La idea fue plasmada en la resolución tomada por dicho tribunal en 1986 en la causa “Ford vs. Wainwright”: se debería aplicar la ejecución en aquellos casos en los que puede determinarse con una certeza razonable que el reo es plenamente consciente del castigo que va a sufrir, por qué va a sufrirlo y, además, que esa comprensión sea tal que pueda prepararse para su muerte.
Pocos años después, en Nueva Orleans, la Corte Suprema de Lousiana debió atender los argumentos de la fiscalía y de la defensa en torno del caso de un condenado a la pena capital, cuya ejecución se trató de postergar en virtud de que aquel se había psicotizado desde que fue llevado al sector conocido como Death row (Pabellón de la Muerte). Si bien en tanto persistiera su locura el convicto conservaría su vida, la fiscalía pretendió que se lo obligue a tomar una medicina que le restituyera su salud… para poder matarlo luego, de acuerdo a la ley. La defensa se opuso.

2) La alarmante preocupación por la seguridad en ese país es tal que no se escatiman esfuerzos en mantenerla…como preocupación alarmante. Sin embargo -o mejor: por eso mismo-, las medidas implementadas no parecen traer calma, sino multiplicar enormemente la inseguridad. Recientemente, Manfred Nowak, relator de la O.N.U. sobre tortura y otros tratos crueles, expresó su preocupación por el alto índice de personas presas en Estados Unidos, que a su juicio es el mayor del mundo. Hay casi 800 encarcelados por 100.000 habitantes; 8 veces superior a Europa. En 1970 eran 200.000; en 1985 eran 750.000; en 1999 la cifra llegaba a 1.800.000; en 2000, a 2 millones. El mayor porcentaje de población presa del mundo. EE.UU. representa el 5% de la población mundial y tiene el 25% del total de los presos del globo. En California hay más presos que en Francia, Gran Bretaña, Japón, Alemania, Holanda y Singapur juntos. En 2008 el 1% de la población está en la cárcel; es la primera vez que se alcanza este porcentaje. En total, son 2,3 millones de presidiarios. La cifra se ha triplicado en 25 años. La composición de los encarcelados es profundamente racista: 1 de cada 15 adultos negros y 1 de cada 36 hispanos están presos. Si añadimos la gente en libertad condicional, la población penal en la que se considera la primera potencia mundial llega a los 7 millones de personas, cifra a la que ninguna sociedad ha llegado jamás en toda la historia de la humanidad. Esto se da en el marco de un sistema penal que cede a la tendencia de aplicar la ley con el máximo rigor y que incluye la pena de muerte en la legislación de la mayoría de sus estados. Hay quien compara ese remedio con arrojar combustible inflamable para apagar un incendio.

3) Tres hombres fueron ejecutados sucesivamente en la prisión de Cummins (Arkansas). Las autoridades carcelarias aplican ese sistema repetitivo porque reduce lo que los expertos norteamericanos definen con la categoría de psychological stress of the executioners (“tensión psicológica de los verdugos”). En Virginia, en una jornada que suponemos extenuante pero respetuosa de dicha tensión, se ejecutaron en 1951 ocho personas en forma simultánea. Sin embargo, hay algunos sinsabores. Un hombre condenado a muerte por cometer un doble crimen murió en Ohio por inyección letal, pero sólo después de que una de sus venas colapsara, lo que provocó que previamente se sentara para informarles a sus ejecutores: “Esto no está funcionando”. Es posible afirmar que una advertencia así aumente la tensión psicológica de los verdugos. Fueron utilizadas las siguientes sustancias: pentotal, bromuro de pancuronio y cloruro de potasio. Los condenados a muerte –sostienen los expertos- tienen el riesgo de padecer horribles dolores durante la ejecución mediante inyección letal, ya que el cloruro de potasio provoca un sufrimiento tan fuerte que la Asociación Estadounidense de Médicos Veterinarios prohíbe su uso para la eutanasia, a menos que un veterinario establezca que al animal que será sacrificado se le suministre un anestésico capaz de llevarlo a un nivel profundo de inconciencia. La consideración por el buen tránsito hacia la muerte, previsto por las leyes veterinarias, no parece de fácil aplicación para los seres llamados humanos, de acuerdo al criterio que mantienen las autoridades carcelarias de los Estados Unidos de Norteamérica.

4) Existen, se sabe, individuos mal pensados. Provistos de una visión conspirativa, sospechan que la comentada tendencia al máximo rigor en la aplicación de la pena privativa de libertad tiene, en realidad, motivos distintos a los invocados. En sus afiebradas cabezas calculan que las cárceles se han convertido en una fuente de mano de obra barata para muchas empresas (las multinaciones Microsoft, Starbucks y Colgate Palmolive se sirven del trabajo de presos) y no desestiman el hecho de que la Correction Corporation of America -la mayor de las empresas que gestiona cárceles privadas-, sea una de las compañías que mejor cotiza en la bolsa de Nueva York. Karyl Kicensky, investigador de la Universidad George Mason (Virginia), ha dicho que el tratamiento de la criminalidad se ha convertido en la inversión económica más tentadora de los años recientes. El presupuesto de los Estados Unidos de Norteamérica destina al sistema penitenciario 40 mil millones de dólares anuales. Aquellos individuos -que gustan repetir que el capitalismo puede convertirlo todo en mercancía-, explican que por este curioso motivo el número de presos se ha multiplicado por 10 desde 1970. Quién sabe.

Guillermo Cichello

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: