Leyte, Holzwege

16 Ago


Los seis escritos que componen esa obra proceden precisamente del significado Holzwege, proceden, por lo tanto, del carácter impreso por Ser y tiempo como intento que necesariamente no podía ser más que un indagar sobre algo que en ningún caso podía aparecer como sistema cerrado. Porque efectivamente, Holzwege no presenta un sistema ni una filosofía, sino más bien una señal de cómo hay que ponerse a hacer filosofía, a saber, emprendiendo un camino cuyo trayecto no conduce a una meta -como sí condujo la historia de la filosofía- sino fuera de toda meta, de todo fin, allí donde la desaparición del camino no solamente no es una limitación, sino la genuina ganancia del lugar y del momento en el cual y a partir del cual se puede comenzar a pensar en primer lugar qué significa verdaderamente una pérdida. Aprender a pensar esa pérdida, saber que lo genuino no es la segura posición del sujeto, sino el incierto existir y saberse como ese existir antes que como conocer, dirige en última instancia a la posibilidad del desplazamiento que consiente considerar lo que en Ser y tiempo se llamó ‘sentido’ y en Holzwege ‘claro’ (“Lichtung”). Pero en el fondo, Ser y tiempo es el primer “Holzwege” de Heidegger, y ello en un sentido casi literal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s